Nuestra historia

PPI CHILE es una empresa chilena de seguridad privada que cuenta con más de 30 años de trayectoria, en los que se ha posicionado como una de las organizaciones de mayor prestigio en el país.

Nuestros orígenes se remontan a 1989, año en que PPI CHILE comenzó a cubrir las necesidades de seguridad física en empresas del rubro industrial.

En 1995, nuestros profesionales comenzaron a asesorar empresas con el objetivo de profesionalizar esta función al interior de las organizaciones, entendiendo que la seguridad es un pilar crítico en el despliegue de las estrategias de nuestros clientes.

Con la llegada del nuevo milenio, PPI CHILE se introdujo exitosamente en el segmento de edificios corporativos estableciendo lazos de largo aliento con nuestros clientes que se mantienen hasta la fecha.

En el año 2005, nuestra empresa asumió su vocación integral dando inicio a las actividades del Área Técnica, departamento encargado de desarrollar proyectos de seguridad electrónica.

Dando continuidad a esta ruta que la empresa se trazó, en 2010 se internalizaron las operaciones de la Central de Monitoreo, realizando las inversiones y estableciendo los procedimientos que año a año se han ido perfeccionando con el objeto de ofrecer un servicio ágil y eficaz.

En el año 2016, PPI CHILE sobrepasó los 1.000 colaboradores demostrando que este proyecto no sólo ha logrado generar servicios de seguridad de una calidad superior a los que ofrece la industria, sino que también ha ganado un prestigio posicionándose como una fuente de trabajo confiable y respetuosa a través de condiciones laborales que otorgan dignidad y oportunidades de crecimiento a sus trabajadores.

Nuestra Misión

Creamos ambientes de seguridad diseñando soluciones integrales a la medida de nuestros clientes.

Nuestra Visión

Ser reconocidos como la empresa líder en servicios de seguridad dentro del segmento de edificios corporativos y referentes en seguridad integral.

Nuestros Valores

Nos esforzamos por promover y cultivar la honestidad, el compromiso, el respeto, la orientación al servicio y el trabajo colaborativo en cada actividad que desarrollamos al interior de nuestra organización y procuramos que este sea el sello que nos represente en la entrega de nuestros servicios hacia los clientes, en el trato hacia nuestros colaboradores y en las relaciones que establecemos con proveedores y la comunidad en su conjunto.